3 claves para tener éxito en la modernización de tu UPS

Como parte de tu rutina anual de mantenimiento de UPS puedes encontrar un número de UPS a los cuales podrían hacerles bien algunas actualizaciones, ya sea de firmware, reemplazar ciertos componentes o intercambiarlos por nuevos modelos. En este documento compartimos las claves para garantizar el éxito en tu proyecto de modernización.

Evalúa tus necesidades
El primer punto es evaluar las necesidades actuales y futuras de tu UPS. Dimensiona los UPS apropiadamente para proporcionar un tiempo de funcionamiento adecuado para las cargas que estas unidades de respaldo protegerán.
Los UPS más viejos se vuelven energeticamente ineficientes cuando están ligeramente cargados. Esta ineficiencia es una pérdida de dinero. Por el contrario, los UPS más nuevos mantienen una alta eficiencia en cargas menores. Esto es algo que debes considerar al evaluar si comprarás un nuevo o no.

Considera también cómo tus necesidades han cambiado con el tiempo y cómo lo harán en un futuro. A medida que las empresas virtualizan más servidores, trasladan las cargas de IT a la nube y migran a la infraestructura altamente convergente, reducen drásticamente la cantidad de infraestructura de IT que necesitan proteger.

Es totalmente posible que puedas reemplazar tus UPS existentes por unidades más pequeñas, lo que significa que el cambio no costará tanto como tú piensas y en realidad ahorrarás en los costos de operación en curso.

UPS ¿Reemplazar o revitalizar?
También es posible que, en lugar de reemplazar tu UPS, puedas optar por revitalizar o modernizarlo.

En algunos casos,  la decisión estará en tus manos y en otras no. En caso de que sí lo sea, debes considerar varias cosas, como si el soporte del fabricante (OEM) ha terminado o si las piezas de repuesto no están disponibles, de esa forma realmente no quedaría más remedio que reemplazar la unidad. Otra posibilidad es que un UPS pueda necesitar tanto mantenimiento que ya no tiene sentido seguir invirtiendo dinero en él. O tal vez, ya no es capaz de cumplir con los requerimientos de rendimiento, lo que significaría que no soporta las cargas de IT que se requiere.

Por otro lado, se puede revitalizar un UPS mediante la sustitución de componentes que se desgastan con el tiempo para llevarlo nuevamente a un rendimiento superior.

Los elementos más comunes son:

Baterías. Deben ser reemplazadas en un periodo de 3 a 5 años bajo condiciones normales de operación. Reemplazarlas en menor tiempo implicaría que se encuentran en ambientes excesivamente calientes, fríos, húmedos o sucios.
Capacitores DC. Una inspección visual y/o escaneo térmico puede detectar cualquier problema
Ventiladores. Especialmente indispensables en UPS que emplean tecnología de doble conversión, lo cual requiere que el ventilador funcione con más frecuencia. Dale seguimiento a altas temperaturas o cambios en el sonido que indiquen que el ventilador no está funcionando.

Encuentra un buen socio
Es posible que el tipo de evaluaciones descritas arriba estén fuera del alcance de tu organización de IT. O quizás no tienes el tiempo suficiente debido a las múltiples actividades que necesitas resolver.

En cualquier caso, tal vez por tranquilidad, es posible que desees contar con un socio con el cual trabajar. Lo ideal sería que este socio pueda evaluar a fondo toda tu instalación eléctrica y darte consejos sobre los diversos problemas mencionados anteriormente.

Lo más importante es brindar a tus UPS la atención necesaria, y actualizar o sustituir aquellos que ya no estén a la altura de tus requerimientos.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para asesorarte en APC!